Archivos Mensuales :

febrero 2019

¡RESULTADOS PARA COMPARTIR!

¡RESULTADOS PARA COMPARTIR! 1170 658 leer-admin

Karen Rojas, Nidia Quintero, Patricia Rincón y Yuliana Guio. 903. (2015)

 

Con nuestra participación activa en el proyecto “Leer, nuestra nueva misión” logramos cambiar pensamientos desde estudiantes hasta padres de familia, incentivando el hábito de la lectura, despertando el interés por los libros, que ahora, son fundamentales para nuestra vida. Los estudiantes que eran tímidos o desconfiados, han cambiado su forma de expresarse, desde que entraron en confianza con los libros, se ha visto la evolución de cómo se han desenvuelto frente al público.

El desarrollo de la lectura nos ha fortalecido para mejorar la velocidad lectora, ya que la mayoría hemos acogido el hábito de la lectura con seriedad. Desde que empezamos a practicar la lectura, nos pareció interesante, por lo tanto el amor por los libros ha crecido y los hemos hecho parte de nuestra vida. Obtenemos madurez y asumimos la vida con seriedad porque los libros nos cambiaron nuestras formas de pensar, gracias a que cada página, cada capítulo nos sumerge en pensamientos que nos hacen ver la vida diferente.

Los resultados que queremos alcanzar en nuestros proyectos de vida mediante la lectura, son convertirnos en gente profesional, lograr aprender mucho más de la vida, ser personas importantes que apoyen el progreso cultural del pueblo.

En el ámbito familiar, con la implementación de la lectura se logra mejor convivencia, más unidad, intercambio argumentado de opiniones. Se logra cambiar los pensamientos negativos y crecer en conocimiento, lo cual permite obtener una familia sin violencia, una familia ejemplar.

Muchas veces se evidencia la violencia, la drogadicción embarazos en niñas y adolescentes y matoneo, porque la gente no tiene cultura o tiene mucho tiempo libre o porque han tenido que sufrir experiencias desoladoras, pero en la vida hay siempre una solución, lo mejor que estas personas pueden hacer es practicar la lectura y hacerla parte de su vida, ya que nos cambia completamente y nos hace ver la vida de otra manera, pero lo más importante lo hacemos sanamente sin perjudicar a otros: Estamos mostrando resultados, el proyecto sigue vivo!.

MALICIA INDÍGENA

MALICIA INDÍGENA 1170 658 leer-admin

Por: Tatiana Carolina Cortes García

La inteligencia y sagacidad de los colombianos, nos permite desarrollar esa “MALICIA INDÍGENA” que puede darnos las herramientas para sobrevivir en momentos difíciles o las armas letales para convertirnos en delincuentes incorregibles”

Desde pequeños nuestros padres nos acostumbraron a ser los mejores en todo y a levantarnos después de caer una y otra vez, debido a esto nada nos parecerá difícil, nada nos parecerá grande porque además poseemos un ingrediente  muy particular llamado “LA BERRAQUERA” que traduce: astucia, fuerza ,inteligencia, carácter, habilidad, destreza e ingenio.

También a la malicia indígena se le atribuye la capacidad de hacer trampa, tomar ventaja y usar la trocha de nuestra gente para ser mejores que ellos.

Gracias a esto, todo estudiante que no hace tarea en casa en casa la realizará en el colegio mientras el profesor les califica a sus compañeros y posiblemente se sacara mejor nota que el que la hizo en casa.

Además no dejamos que nadie se nos cole en la fila ¡pero si sabemos colarnos!, ni dejamos pasar a alguien cuando vamos en el carro, porque somos astutos, somos vivos y cogemos la mejor silla o escritorio de donde sea y la marcamos, en ocasiones cuando estamos en un restaurante nos paramos disimuladamente y nos vamos solo por no pagar la propina voluntaria.

La “malicia indígena” hace que nada ni nadie nos importe, tenemos que ser los primeros y aparentar ser los mejores en todo y un argumento que nos entrega nuestra malicia es el famosísimo ¡DE MALAS! Todos los demás, “DE MALAS” que yo llegue primero y él no estaba, “DE MALAS”. Tenemos la astucia de copiar algo que está haciendo alguien, le cambiamos algunas cosas y lo presentamos, orgullosos de la frase a boca llena este arte es “sólo es para personas avispadas”.

Estos son algunos ejemplos de nuestra malicia, pero en sí, esta solo sirve para mostrarles a los demás lo “BERRACOS QUE SOMOS” es decir: si voy pasando por el pasillo, empujo a alguien y se cae pues “DE MALAS”, él se atravesó y no fue mi culpa, por esto y mucho más la malicia solo sirve para el beneficio y satisfacción de uno y solo uno y es el que lo utiliza, mientras se hace adulto y su supuesta astucia, se convierte en delito. Muy seguramente, ha determinar mal.

Nuestra dichosa malicia le ha dado un giro a la escala de valores que consideramos válidos y necesarios para nuestra vida, de tal modo que nos convirtamos en personas tramposas sin importar el daño que les pueda causar a las personas que se encuentran en nuestro alrededor, solo por encontrar nuestro bien.

Por ejemplo, a los narcotraficantes, a los malos políticos, a los rateros y a las otras bandas delincuenciales, les sobra “malicia” porque son capaces de engañar y camuflar sus actos violentos, sólo para beneficio aparente de ellos. Cada vez que pensemos en nuestro bien debemos pensar que nosotros hacemos parte de una sociedad y si hacemos daño, pronto seremos nosotros los que debemos pagar nuestros vergonzosos actos.

Los invito a que actuemos con la verdad y utilicemos la “malicia” para retarnos en adquisición de conocimiento, en construcción colectiva de proyectos, en ser constantes y disciplinados, en divertir, sin hacer daño a las persona que nos importan y las que no, también.

PATERNIDAD EN ADOLESCENTES

PATERNIDAD EN ADOLESCENTES 1170 658 leer-admin

Por: Luis Carlos Rodríguez.

“No mates al ser que vive dentro de ti, tiene el mismo derecho a vivir que tú”.

 

¿Nos creemos seres razonables? ¡Ojalá lo fuéramos!. Creo que realmente no somos seres razonables, porque ¿quiénes somos, para decidir quién vive y quién no? Un bebé tiene el mismo derecho a vivir que todos nosotros, derecho a tener sueños, hijos, nietos y bisnietos, pero este prodigio  acaba, cuando invadimos el milagro que es el otro.

¿Cuántos de nosotros como hombres, no hemos querido estudiar, tener un buen trabajo y luego estar bien económicamente para tener un hogar, un hijo y luego darle lo mejor de nosotros?. Pero nos estrellamos con que el 70% de nosotros tiene un hijo a muy temprana edad, ¿y qué? ¿En dónde quedó esa valentía con la que íbamos a afrontar todo esto?

Nos enfrentamos al miedo, al terror que nos produce la nueva situación. Muchos adolescentes, se refugian en la negación de la realidad de esa nueva vida que han sembrado y acuden a la vieja estrategia de afirmar que ese hijo no es suyo, abandonando la posibilidad de ser padres y dejando a su suerte a la niña que hasta hace poco decían amar. Hoy, es fácil comprobar la paternidad y eso, aterra. Así que, nos encontramos con el descaro frecuente, de presionar a la mujer a que interrumpa el embarazo, a que aborte.

Ellas, muchas veces piensan igual. He escuchado está frase que proviene de varias mujeres: “es mi cuerpo y hago con él lo que quiera”. Ellas también tienen miedo, sin duda, han crecido viendo la tragedia de familiares, amigas y vecinas que han enfrentado el reto de ser madres solas y a temprana edad y las duras consecuencias que pagan estos niños, en la mayoría de los casos. Tienen miedo, miedo a que la sociedad en la que estamos las discrimine, las juzgue, las porque trajeron un bebé a tan temprana edad.

Los medios de comunicación nos brindan información permanente para tener protección, y qué? Nunca prestamos la atención necesaria. Actuamos sin medir consecuencias y por causas improvisadas. Es verdad, que el modelo de amor, que nos ofrecen los medios masivos y nuestros propios hogares, no es ni mucho menos, un modelo digno de imitar, pero también es cierto que somos jóvenes, hombres y mujeres inteligentes, capaces de defender los derechos de nuestros hijos desde ahora: Su derecho a tener unos padres maduros física, sicológica, espiritual y  económicamente.

Creo que los embarazos en los adolescentes de hoy, no se dan por ignorancia ni por inocencia sino por imprudencia y por irresponsabilidad. Aunque nuestros padres no nos hayan hablado de relaciones sexuales y sus consecuencias, la información está a nuestra mano por infinidad de medios a los que, sin duda, sabemos acceder.

 

Un aborto, es el asesinato de un niño o de una niña y la marca eterna en la conciencia de sus padres, en el cuerpo tumba de su madre y el corazón malvado del muchacho que hubiera sido su padre. Si usted, está en el colegio y no es papá ni mamá todavía, ni están embarazados, acudan siempre a esa parte racional que nos diferencia de los otros seres vivos y actuemos con amor propio, con amor por nuestra pareja transitoria y con amor por esos hijos que tenemos planeados a largo plazo en nuestro proyecto de vida.

Si ustedes, compañeros adolescentes, están embarazados o ya son padres: A estudiar, a trabajar, a dar amor y calor de hogar, seguridad, estabilidad emocional y económica a su hijo o hija. A veces, no se asesina abortando, se asesina trayendo niños a este mundo y dejándolos aguantar hambre, pobreza, soledad, desase, abusos, ignorancia y violencia.

Nosotros, que estamos aquí, debemos agradecer a nuestros padres por habernos dejando nacer, crecer, construir sueños e irlos cumpliendo, porque hay miles de personitas a quienes se les corta esta oportunidad. Ser padres, es una tarea de amor y responsabilidad que se decide y se asume para toda la vida.

¿LA SALUD ES BENEFICIO EQUITATIVO PARA LOS COLOMBIANOS O EXCLUSIVO PARA LOS ESTRATOS ECONÓMICOS MÁS ALTOS?

¿LA SALUD ES BENEFICIO EQUITATIVO PARA LOS COLOMBIANOS O EXCLUSIVO PARA LOS ESTRATOS ECONÓMICOS MÁS ALTOS? 1170 658 leer-admin

Por: Meiby Katerine Daza Ortiz. Séptimo.

 

Cómo es posible que a nosotros los colombianos de a pie, nos asignen hasta dentro de 15 días, varios meses o hasta 1 año las citas médicas y más lejos aún si se trata de servicios urgentes con especialistas? Es lo que vivimos los niños todos los días viendo el sufrimiento de nuestros abuelitos, nuestros padres y familiares y hasta de nosotros mismos. A veces pienso que los gobiernos están hechos solamente para los ricos, porque a ellos no les falta el dinero para asistir a médicos privados en lujosos y completos centros médicos en el país o en el extranjero y sin duda, su dolor se alivia con mayor esperanza que el nuestro.

Conozco niños y niñas que han acompañado a sus abuelos a pedir las citas, las autorizaciones, los exámenes… una y otra vez hasta que los abuelos mueren sin acabar de ser atendidos por sus EPS o en desplazamientos a hospitales tan lejanos que llegan ya muertos o a morir en un lugar ajeno y extraño.

La desnutrición, las infecciones, la tristeza, la violencia, los vicios de los adultos y el hambre nos matan sin piedad todos los días. Para el sistema de salud somos un número más, que representa dinero, en caso contrario, si representamos más gastos que dinero, lo ideal para ellos es dejarnos morir. Estamos cansados de ACETAMINOFEN IBUPROFENO y AMOXICILINA . Es injusto que los paganos de esto sean menores de edad y los ancianitos con los llamados paseos de la muerte. Mientras los ricos del país, son atendidos inmediatamente. Como es posible que hasta los celadores son los médicos formulándonos medicamentos. Hoy vengo a defender a los colombianos de a pie, para que tengamos mejor calidad en salud y que haya equidad entre la atención a las clases sociales. Ojalá nuestros gobernantes piensen menos en los bolsillos y se preocupen por el bienestar del pueblo porque para eso los eligen nuestros padres.

¡Exijamos nuestros derechos a la igualdad en salud y que los políticos se pongan la mano en el corazón y respondan al pueblo, antes de que haya un colapso total. Gracias por leerme y mucha salud para todos!

¡LA BIBLIOTECA, EN NUESTRA MALETA!

¡LA BIBLIOTECA, EN NUESTRA MALETA! 1608 1140 leer-admin

Por: Yudisa Mestizo Gómez

 

En el transcurso de nuestra vida escolar, llegó un proyecto a nuestro colegio, el cual quiere transformar la vida de muchos jóvenes con ayuda de la lectura, la responsabilidad, y la oratoria. Este proyecto quiere que todos logremos un plan de vida gracias a la lectura. Un joven que sabe leer puede transformar la sociedad y poco a poco puede transmitir sus saberes a todas las personas que lo rodean. Con ayuda de la lectura nuestros conocimientos y nuestra imaginación crecen y podremos transformar nuestro entorno, el mundo en el que vivimos.

“Leer nuestra nueva misión “, es misión de maestros, padres y estudiantes, este proyecto es de todos, no sólo de la profesora Marina Alarcón González. Todos seguiremos aportando nuestro compromiso para que este proyecto tenga más fuerza y pueda seguir rompiendo barreras: Mi biblioteca ahora está en el celular, en la Tablet, en el bolsillo y en el libro que cambiamos de la maleta viajera a la maleta escolar.

LA MONTAÑA

LA MONTAÑA 1170 658 leer-admin

Por: Jenny Paola Pedraza Pinilla.

Había una vez una mujer, a veces, tan pero tan grande, que no cabía ni siquiera en su casa. Ella no entendía, por  qué, cuando llegaba la luna llena se hacía pequeña como una pulga y cabía hasta en una tapita de esfero. Cuando la luna estaba mediana, tenía el tamaño normal de una persona.

Un día, ella se cansó de que todas las personas murmuraran sobre ella. Se fue a donde un gran sabio, que le dijo: “hay un lugar en donde no sale la luna”. Ella le preguntó llena de optimismo: ¿en dónde queda? El sabio le dijo: “es muy lejos de aquí, nadie regresa nunca de ese lugar” Ella no se asustó ni un poquito, y le volvió a preguntar al sabio tranquilamente:

¿Dónde queda?. El sabio re respondió con voz pausada: “queda en la más alta y escarpada cumbre de oriente, pero te recuerdo, mujer, nadie ha vuelto de ese lugar. Ella, sonrió, agradeció y partió decidida.

Caminó y caminó hacia la montaña, cuando ya era muy noche, llegó la luna llena y la volvió muy pequeña otra vez. Entonces, así diminuta, se encontró un duende que tenía unas orejas muy grandes. Aquel duende le conto su historia: “cuando hay luna llena, me crecen mucho las orejas, pero después de que cambia la luna mis orejas se vuelven pequeñas”. La mujer, también le contó su historia y le dijo hacia donde se dirigía, el duende le dijo: “puedo ir contigo? Ella respondió: Claro que sí! Y reanudaron el camino .Cuando llegaron a la cumbre, casi al amanecer, se sorprendieron al ver una comunidad de hadas, dragones, sirenas, y muchas otras criaturas encantadas. El tiempo entonces, se hizo ambiguo y confuso…

De repente apareció el sol y todas las criaturas desaparecieron como en un despertar. Ellos se asustaron y emprendieron la huida. En su apresurado escape, encontraron una de las hadas, volátil y hermosa que ella dijo: “vinimos aquí porque un gran sabio nos dijo que aquí no aparecía la luna” pero en realidad fuimos engañados. Ahora somos prisioneros y nunca jamás nos iremos de aquí”. Ellos muy asustados y temerosos sin comprender la razón, se quedaron profundamente dormidos.

Cuando despertaron, apareció un hombre descomunal, que les dijo con voz amenazante: “A partir de ahora, son mis esclavos, tienen que trabajar para mí y si no lo hacen desaparecerán” Ellos muy asustados fueron obligados a excavar en la mina de diamantes de arcoíris. Aquella oscura noche, cuando parecía que todo era desolación, llegó un hadita indefensa y curiosa y les conto su historia en voz baja y aigida: “mis ojos crecen cuando hay luna llena, pero cuando cambia la luna son pequeños y entonces no puedo ver muy bien” también les contó sobre la montaña, cuando llego allí la pusieron a trabajar igual que a los demás esclavos del monstruo. Ellos le preguntaron: ¿Pero luego, tú no eres un hada de esas, que puede conceder deseos?, ella les dijo: “sí, pero ese hombre enorme y despiadado, me quitó mi varita y sin ella no puedo conceder ningún deseo”.

 

Esa noche, en voz baja y en medio de un cansancio espantoso pero con las cabezas lúcidas, planearon como entrar a la fortaleza del malvado malandrín y recuperar la varita. Antes del amanecer, cuando los lobos empezaron a anunciar el alba y con ella la esclavitud, se escurrieron hasta el fortín. Cuando llegaron, encontraron al hombre roncando como un tren subterráneo, a su lado había una caja a medio tapar y, a pesar del formidable peso de la tapa, pudieron ver que dentro de ella se encontraba la varita con su estrella brillante y poderosa. El duendecillo, agachó sus orejas y se escurrió entre la caja llena de tesoros robados, tomó la varita y la alcanzó a la simpática hadita que sin hacer ruido alguno, se veía feliz.

Cuando sacaron la varita de la caja, quedaron sorprendidos porque aquel hombre era el sabio embustero que los había guiado hasta allí. Entonces, como castigo, lo hicieron pequeño y lo dejaron sin voz, pero con un buen corazón, capaz de repartir diamantes de arcoíris a todos los tristes del mundo cuando sintieran que su dolor no tiene cura.

La amable hadita, liberó a todos los prisioneros y el mundo de fantasía de niños y niñas se hizo inmenso y alcanzó hasta para los adultos. Todos muy alegres se fueron de allí, aprendiendo la lección de aceptarse tal y como son.

¿EXISTE EL AMOR?

¿EXISTE EL AMOR? 1170 658 leer-admin

Por: Carolina Castiblanco R.

 

Elegí ese tema porque hay una pregunta importante, que me hace pensar una y otra vez: ¿En mi zona de Los Almeidas, hay amor? Con mi discurso pretendo demostrar que los adultos, nos están enseñando con sus acciones, palabras y vivencias que si alguna vez ha existido el amor, está siendo exterminado sin piedad.

Ustedes creen que en nuestra región hay amor mientras cientos de padres se gastan la plata que ganan en sus trabajos, consumiendo alcohol día y noche: ¿Eso es amor?.

¿Es modelo de amor pasar por las calles de nuestros municipios y ver en cada esquina grupos de hombres y mujeres de todas las edades con botellas de alcohol en la mano, mientras difícilmente pueden sostenerse en pie y tener terror de que lleguen a casa porque son los padres, madres, hermanos y abuelos de muchos?

Cuando padres y madres golpean a sus hijos, con la propia mano, con cinturones, correas, zapatos y otros objetos a los hijos porque hicieron algo que ellos consideran incorrecto ¿eso es amor?

Cuando cientos de padres de familia, abandonan a sus mujeres con los hijos a su suerte y se van con otras mujeres para traer más hijos a este mundo a sufrir necesidades, ¿Esa mor?

Cuando tantos adolescentes, sin proyecto de vida claro, sin recursos, sin preparación física, económica ni académica traen niños a este mundo por accidente, para dejarlos en manos ajenas, es amor?

¿Es amor cuando miles de niños, jóvenes y adolescentes permanecen en soledad sin cariño ni atención, sin nadie que les guíe o acompañe en sus actividades escolares, buscando malas influencias, consumiendo sustancias dañinas y aprendiendo a causar daño a la sociedad?

¿Hay amor cuando la infidelidad es el pan de cada día en muchos hogares y con ella la violencia intrafamiliar que miles de niños deben soportar todos los días?

¿Es ejemplo de amor cuando todos los días somos testigos de mentiras pequeñas, medianas y grandes que los adultos se dicen entre ellos y nos dicen a los niños?

¿Cuál es el modelo de amor, cuando el lenguaje de nuestros adultos es vulgar, ordinario, irrespetuoso y violento, frente a los niños y a sus espaldas?

¿Cuál es modelo de amor, cuando nos exigen que estudiemos y muchos de ellos nunca lo hicieron ni aprovechan las oportunidades que hoy se les brindan para aprender?

¿Hay amor en las promesas políticas incumplidas, en las mentiras y la descortesía de aquellos que asumen los cargos que el pueblo les otorga con sus votos?

Son tantos y tantos los interrogantes que vienen de golpe a mi cerebro y que me desconciertan al concluir que sin duda, estamos recibiendo lecciones diarias acerca de las maneras más frecuentes para asesinar al amor.

 

Lo curioso de todo esto, es que los adultos todos los días hablan de amor, celebran el día del amor, cambian de amor cada rato, luego cantan al desamor, confunden el amor con el sexo desordenado y cantan al supuesto ¨despecho¨ ahogados entre alcohol, irresponsabilidad y lágrimas.

No es difícil para nosotros, asistir todos los días a los funerales del ¨Amor¨.

En la casa, en el colegio, en la calle, en los medios masivos de comunicación, en todas partes: Se me ocurre ilustrar mis palabras con el ejemplo del comercial de un desodorante para hombres que se llama ¨AXE¨ en el cual muestran a las mujeres como un numeroso grupo de estúpidas que corren detrás de un olor, sin preocuparse por la amistad, el respeto ni el motivo de nuestro tema de hoy, el amor. Ni hablar de la manera como le venden al hombre la idea de masculinidad: ¨Tenga miles de mujeres¨, sin importar nada más. ¿Hay amor en la intención de este tipo de comerciales que llegan a jóvenes y niños indiscriminadamente?

¿Hay amor, en mis compañeros de colegio, cuando al menor descuido se apropian de los útiles escolares de los otros, los esconden o dañan, rayan o destruyen sus pupitres, escritorios, paredes y demás implementos escolares?

¿Hay amor cuando los salones, pasillos, prados o jardines de los colegios cuando los tapizamos de la basura que producimos minuto a minuto?

¿Son  prueba del amor humano, los ríos contaminados, los animales extintos, las quebradas y lagunas asfixiadas de basura?

Sin duda, los niños tenemos grandes retos para el presente y el futuro. Somos la generación del poder, de la tecnología, de los grandes avances, del aprendizaje rápido. Tenemos el reto de aprender a diferenciar entre aquello que es amor y aquello que no lo es.

Nuestra tarea es resucitar el amor que han asesinado paulatinamente nuestros adultos. Afortunadamente, también abundan los buenos ejemplos. Y por si no, nosotros tenemos la inteligencia y la capacidad de aprender a sembrar amor, de actuar según la lógica del bienestar del otro, del planeta, nuestro propio bienestar.

El secreto del amor es sencillo, podemos empezar por nuestra región, seremos modelo para muchos. Lo primero, es valorarnos nosotros mismos, respetarnos, cuidarnos, querernos, saber que somos inteligentes, capaces, líderes, simpáticos y justos. Si no nos aceptamos a nosotros mismos y no nos sentimos felices y orgullosos de ser quienes somos, será difícil aceptar a los demás.

 

Después de ese primer paso, bien dado, es fácil seguir el secreto para resucitar al amor: Reconozcamos que el planeta es nuestro hogar, vivamos en función de su cuidado, que su vida, es la supervivencia de nuestra especie.

 

El día en que tengamos claro que somos los seres más importantes del mundo y que nuestra casa merece cuidados, ese día aprenderemos a valorar a respetar y a cuidar a los otros seres humanos, sus cuerpos, sus personalidades, sus espacios, sus pertenencias, sus palabras, su existencia.

Resucitar el amor, no es sencillo: A nuestra generación le corresponde esa difícil tarea. Podemos empezar desde ahora, desde hoy: Es necesario enseñar tantas lecciones a nuestros adultos. Tenemos que aguzar nuestro sentido crítico, alimentar el amor y luchar contra todo aquello que lo mata.

Empecemos por construir nuestros proyectos de vida. Tracemos caminos de amor y transitemos por ellos, sin duda, somos capaces de transformar la humanidad.

Cierro mi discurso invitando a los adultos a reconstruir el amor en sus vidas, a armar con los pedacitos que quedan una sociedad estudiosa,   futurista, prometedora, altruista, solidaria, sincera, honesta, trabajadora, puntual, sobria y exitosa. Estamos dispuestos a seguir sus buenos ejemplos y a enriquecerlos.

Asistiremos a la resurrección del ¨amor¨, quizá algún día del futuro, sólo si desde ahora empezamos la tarea.

DÉCIMO PRIMER MANDAMIENTO: “NO DAR PAPAYA”

DÉCIMO PRIMER MANDAMIENTO: “NO DAR PAPAYA” 1170 658 leer-admin

Por: Marina Alarcón G.

 

Con frecuencia y naturalidad se escucha decir en todos los círculos sociales esta rutinaria frase que se ha convertido en el arma de más de uno para protegerse del perjuicio que puedan causarle aquellos que le rodean: Acuérdese del decimoprimer mandamiento: “No dar papaya”. De la confianza, de las omisiones o de los errores se aprovechan hasta los “amigos” y sin miramiento alguno lesionan a sus propios hermanos.

“Dar papaya”, “papaya partida…”, son frases creadas para justificar el vergonzoso comportamiento de las personas capaces de apoderarse de los bienes de aquellos que por confiar en sus semejantes, no “esconden” su dinero de uso diario, sus joyas, sus libros, sus pertenencias, sean escasas o abundantes, porque creen en la honestidad de aquellos con quienes comparten su vida y porque están convencidos de que al igual que ellos, son incapaces de causarle daño a otro.

La gran mayoría de las personas, en sus lugares de trabajo, en sus aulas de clase y hasta en sus propios hogares, saben que deben ocultar bajo llave todo aquello que sea posible llevarse entre la ropa interior, entre los bolsillos, entre las medias, en las billeteras o en cualquier otro lugar en donde quepa. ¿Quiénes comparten nuestras aulas de clase, nuestros lugares de trabajo, nuestra casa? ¡Sin lugar a dudas, son las personas en quienes confiamos! Lo natural, en una sociedad con valores sería poder dejar nuestras carteras, nuestros libros, nuestras joyas, nuestros portátiles, nuestros celulares… confiadamente en los lugares que frecuentamos, con la plena seguridad de que nadie nos ha de robar nuestras propiedades, así como nosotros jamás nos apropiaremos de las pertenencias de otro, aunque estén a nuestro alcance.

Qué tristeza que nuestra sociedad se sienta tan cómoda enseñando a “No dar papaya”, con la certeza plena de que todos somos depredadores, delincuentes para los otros y que definitivamente en ninguno se puede confiar porque aquel que nos sonríe hoy, está esperando “el papayazo” para hacernos daño.

Qué sano y constructivo sería vivir en una sociedad en la cual practicáramos el ejercicio de “dar papaya” y “aprender a no tomar la que le den a uno”. Nos volvería más capaces de respetar, de confiar, de creer en el otro, de cooperar, de arriesgarnos a ser honestos. Significaría dejar de aprovechar de manera plena, burda e inmediata, la generosidad del otro. Comprender la ley de la causalidad, todo aquel daño que se hace a otro, siempre será cobrado por la vida misma. Nos haría sentir más orgullosos de los modelos que estamos dejando a nuestros niños y jóvenes.

¡DESDE SEXTO, PARA SIEMPRE!

¡DESDE SEXTO, PARA SIEMPRE! 1170 658 leer-admin

Por: Diana Chautá, Paola Pedraza, Karina Domínguez, Andrea Sarmiento, María Martínez, Juan Pedraza. 901

Conocimos este proyecto desde el año 2012, cuando llegamos a grado sexto, donde conocimos a la profesora Marina Alarcón quien era nuestra directora y líder del proyecto, ella le llamaba: Leer nuestra nueva visión, porque siempre lo miró como una promesa para cambiar vidas. Nos fue inculcando la lectura, su pequeña biblioteca viajaba en bolsas de tela y de plástico.

Una hora a la semana, nos dejaba viajar a mundo fantásticos en los cuales sus hijos también viajaron, mundos llenos de historias y otros de realidad. Desde la primera hora de lectura oral que ella nos hizo, empezamos a interesarnos más por los libros, a dejar volar nuestra imaginación, llegando hasta el punto de leer libros en el descanso y en nuestra casa. Esta experiencia, nos ha hecho saber que leer es aprender a ser mejores personas, líderes capaces de sacar a la sociedad de la pobreza y la ignorancia.

Con el tiempo, los padres a través de estudiantes, empezaron a donar más libros para que muchos más pudieran leerlos. Aquellas bolsas se convirtieron en maletas grandes, esas de viaje dadas por el colegio. A medida que han pasado los años, nos hemos podido dar cuenta de que muchos tenemos una mala lectura y pésima estructura escritural. Pero con el paso del tiempo, hemos obtenido grandes resultados siendo aprendices de escritores, declamadores, oradores y buenos lectores. Ahora creamos un libro de nuestra propia autoría y el proyecto se llama “Leer nuestra nueva misión”, porque leer, es encanto de todos los días y nos lleva a cumplir nuestras metas. Aunque no podemos negar que muchas veces la pereza no nos deja terminar con detalles aquellas emocionantes historias, y buscábamos el medio más fácil para resumir nuestro libro “EL INTERNET”.

Ahora ya muchos de nosotros leemos por placer, (en los libros de las maletas, en la biblioteca de nuestro celular o en la Tablet, los que tienen) y no porque nos obligan. Somos muchos los que queremos dejar una semilla de liderazgo y que los pequeños que vienen detrás de nosotros, terminen de cosechar el proyecto.

AMOR Y SEXO

AMOR Y SEXO 1170 658 leer-admin

Por: Leidy Johana Cusba Gil

El sexo hace parte inseparable del ser humano. Venimos diseñados como seres sexuados y ese detalle, se les ha olvidado a muchos de nuestros padres y adultos. Por esa razón, olvidaron enseñarnos, que la autoestima, el amor propio, los valores y los proyectos de vida, son las herramientas básicas que han de ayudar a los adolescentes a comprender las enormes diferencias entre relaciones sexuales y AMOR. El sexo y el amor no son un juego. Son dos dimensiones complementarias para el desarrollo de las personas.

“El amor va más allá del sexo y la pasión fugaz. Muchos jóvenes confunden estos conceptos y actúan irreflexivamente, llevando la sociedad a la descomposición y al caos que hoy estamos viviendo.”

Miles de relaciones sexuales son ajenas a al amor: Son homenajes a la impulso de las hormonas, diversión irresponsable, aparente satisfacción. Tener sexo con amor es otra cosa: Es las experiencias más bellas que pueden tener las personas. Hacer el amor y tener sexo para algunos es lo mismo, otros solo dicen tener sexo y otros creen que hacen el amor, sólo unos pocos adultos responsables e inteligentes, saben que es posible hacer las dos cosas.

Las emociones asociadas al amor son muy poderosas. EL amor es la fuerza incontenible que debe mover al mundo, pero amor es responsabilidad. La juventud quiere adaptarse a lo nuevo y a lo que viene, pero está ignorando los cimientos para la sociedad del futuro: respetarse a sí mismo y respetar al otro, creer, ser confiables y confiar, demostrar nuestro afecto por las personas que queremos con lealtad y fidelidad.

La mayoría de jóvenes pensamos que nuestra primera relación de noviazgo, va a durar toda la vida, que queremos y amamos con toda nuestra alma a nuestra pareja y que ese amor eterno que consignamos en cuadernos y pupitres es correspondido hasta la muerte. Pero, casi siempre, llega el momento en que todo el “supuesto amor se acaba” y nos queremos morir, jurando que nunca en la vida vamos a volver a confiar, y que el amor no existe. No ha de pasar mucho tiempo para que nuestro corazón esté nuevamente enamorado: Algunas personas solo juegan, no son sinceras y lastiman los sentimientos. Es ahí, cuando dejamos de creer y entramos en el juego de tomar todo por diversión. El sexo es entonces disfrutar, complacernos, divertirnos, sin importar los sentimientos. Más temprano que tarde, llegarán consecuencias como enfermedades, embarazos, maldiciones, lágrimas y dolor.

La descomposición social que vivimos, la violencia, el desamor y la soledad, nos obligan a entender que tenemos la obligación de ofrecer a nuestros descendientes un futuro mejor: El sexo es manifestación del amor en una pareja. Es compromiso, es entrega y proyección de vida con responsabilidades compartidas.

En la vida, al igual que en el amor, nadie dijo que sería fácil. Con el cariño, el sexo y el amor no se juega. No odies hoy, porque alguien rompió tu corazón. A nuestra es una etapa de aprendizaje. Tenemos tiempo de enamorarnos y desenamorarnos hasta que sepamos realmente lo que es amar a alguien de verdad y sólo cuando estemos seguros, entreguemos nuestra alma, vida, cuerpo y corazón.

Suscríbete a nuestro boletín.

Nombre *

e-mail *

Únete a nuestro boletín

Contáctanos

Dirección:
I.E.D. Carlos Abondano G. – Municipio de Sesquilé
Cundinamarca, Colombia – 251050

E-mail: leernuevamision@gmail.com

Todos los derechos reservados ® Leer Nuestra Nueva Misión 2018