“ACCIDENTES QUE ENRIQUECEN”

“ACCIDENTES QUE ENRIQUECEN”

“ACCIDENTES QUE ENRIQUECEN” 1170 658 leer-admin

Por: Daniel Felipe Lovera Salazar.

Este es un relato que me ha contado un anciano sabio. Su nombre José, pero sus amigos y conocidos, lo llaman “el investigador con suerte.” Se preguntarán ustedes: ¿Por qué? Ya lo verán en una de las tantas historias, que le han sucedido a José y que él aprecia mucho.

Esta historia comenzó el martes 10 de septiembre de 1985 en Colombia, en el viaje que José llevaba preparando hacía tres semanas, hacia una isla lejana que se encontraba dentro del intrincado continente oceánico. Allí, esperaba explorar la extraña fauna silvestre del lugar y hacer un par de investigaciones. El día 1 tomó provisiones, alistó sus maletas y se aseguró de empacar lo necesario para acercarse a la fauna nativa. Tomó un barco hacia la isla. Fueron 10 días de viaje. Una mañana, en el barco, José estaba tomando su acostumbrado café con galletas. En mar abierto, se desató una tormenta impresionante engalanada con rayos amenazadores. El mar se agitaba con violencia y sacudía el barco fácilmente. Los tripulantes gritaban y corrían. José se sostenía de una baranda, encontró un bote salvavidas, lo arrojó al mar y se montó sobre él. De pronto, una tabla le golpeó la cabeza y quedó inconsciente.

José quedó dos días navegando a la deriva, en mar abierto, encima de la balsa. El viento lo llevó a tierra firme. Él seguía inconsciente. Cuando despertó, lentamente comprendió que estaba en una isla, totalmente solo. Después de un tiempo, se puso a explorar la isla a ver, si alguien la habitaba. Días enteros buscó, no encontró nada.

Comía unas frutas, que aparecían en unos árboles enanos. Armó un cambuche donde podía dormir y pasar las noches. En el día se dedicó a buscar en los pequeños árboles para poder comer y recolectar su delicioso fruto.

Por sus nuevas ocupaciones de supervivencia, no pudo descubrir a las diminutas personas que lo observaban en el día, y en las noche se acercaban sigilosamente a él.

Un día de tantos, en esos meses en la isla, José descubrió a una de las criaturitas que lo vigilaban y se dio cuenta de que no eran personas como las que él conocía, que no se vestían igual, que tenían orejas diferentes y no parecían venir del mismo planeta. Les preguntó asombrado que cómo se llamaba esa isla y que en dónde se encontraba en ese momento. Que por qué ellos eran más pequeños que él… y otras inquietudes más acerca de la vida de la comunidad de pequeñas personitas.

Ellos dijeron que esa era una isla mágica, muy particular. Confiaron en él y lo llevaron a su aldea. José se llevó una sorpresa, cuando vio a tantas personitas y a las extrañas criaturas que rodeaban la aldea. También le sorprendieron los grandes castillos en que vivían unos caballeros que se iban a las montañas a luchar contra dragones.

José observó detenidamente toda la isla, la aldea, las pequeñas personas, los castillos y los modos de vida del poblado. Luego preguntó a unos de los aldeanos, que hacían ellos para divertirse y que por qué no eran atacados por los dragones y los caballeros. La pequeña persona respondió que ellos, jugaban con sus mascotas y con unas pelotas que tenían, que ellos daban cortos paseos todos los días por los bosques y las playas para pasar la vida totalmente felices. José siguió explorando aquella cultura, su mundo, sus costumbres y conociendo muy bien a las pequeñas personas. Pero él tenía más curiosidad por saber qué había dentro de los castillos y si realmente había algún dragón.

Una noche fue a uno de los castillos, y mirando por una ventana vio a un caballero que practicaba con la espada mientras su hermosa esposa lo observaba. José se escondió y volvió rápidamente a la aldea. Entró a la cabaña y se acostó a dormir. Al otro día salió hacia el castillo, la bella mujer del caballero, se encontraba sola y la visitó. Platicaron durante un buen rato y esperaron al caballero. Entrada la tarde, el caballero llegó. José lo saludó y le dijo que era impresionante su trabajo, defendiendo al pueblo y a los aldeanos, sosteniendo feroces luchas con el gran dragón. El tiempo pasaba en un excepcional calendario astral creado por aquella sociedad. Durante un tiempo, José fue al castillo, aprendió más sobre la vida de la encantada aldea. Se fue preparando para volver a su planeta y dejar ese hermoso lugar.

Tiempo después, José empezó a armar un barco para volver con su familia y amigos. Con dolor en el corazón, muchos de los pequeños hombrecitos, le ayudaron en su labor. Cuando ya tenían el barco, se despidió de todos los amigos, se montó en su barco y se alejó lentamente, observando hacía atrás esperando volver a su patria ubicada en la esquina noroccidental de América del sur. Se despidió agradecido y queriendo mucho a las pequeñas generosas personas.

Siguió alejándose, sabía exactamente hacia donde se dirigía, su patria se encontraba ubicada en la esquina noroccidente de América del Sur, sobre la línea ecuatorial, en plena zona tórrida. A pesar que la mayor parte de su extensión, se encuentren en el hemisferio norte, su país es equidistante con los dos extremos del continente Americano. Lo recordaba como el país más hermoso que conocía: Su hogar. Pronto se internó en mar abierto. Inesperadamente, como designio repetitivo del destino, se desató una violenta tormenta eléctrica que hacía, que el mar se agitara fuertemente. José cayó al agua desmayado.

Despertó en una isla. Las personas lo habían ayudado y lo estaban cuidando, le contaron que estaba en Bayley, un islote acogedor habitado por pescadores que lo habían hallado en la playa desmayado, lo recogieron y lo cuidaron para que no le pasara nada. Era viernes 18 de diciembre de 1897.

Cuando José se sintió recuperado, les dio las gracias a esas personas, se sintió cerca de su tierra y tomó rumbo a su país. Contó su historia a todos sus conocidos y familiares. Ellos se asombraron y celebraron porque estaba bien y tal vez había conocido a los herederos del país de Liliput, del que nos había hablado Jonathan Swift en el siglo XVIII, a los caballeros de las leyendas y había estado cerca de los dragones medievales que aún nos inquietan.

José escribió el libro “Accidentes que enriquecen” de la Editorial Rey Dragón. Allí cuenta los acontecimientos que vivió en aquella aventura inolvidable. El libro se vende muy bien. Le recomiendo el capítulo en el que José, acompaña al caballero a luchar contra el dragón y cómo lograron salvar a la aldea.

No dejen de leer el regreso de José a la isla de los pequeños y la visita de ellos a Colombia, el país de José.

Finalmente, ganó mucho dinero y publicó otros libros. Vive muy feliz con su familia, visita lugares maravillosos estudiando fauna y flora y aún publica artículos científicos sobre sus descubrimientos. Es catedrático universitario y vive muy contento en su país.

Este relato, es producto de mi último encuentro con el sabio anciano José, un hombre en cuyos ojos brilla el conocimiento de arcanas culturas de ultramar.

1 comentario
  • Santiago Torres Rodríguez 13 marzo, 2019 at 1:22 am

    Este texto en el instante en que lo empecé a leer me atrapo. Creo que este tipo de textos son muy interesantes y enriquecedores en el instante en que nosotros querramos construir un escrito, ya que la forma en cómo se expresa el escritor es muy detallada por lo tanto hace que el lector quiera saber más de la historia.

    Creo que aunque la historia sea irreal, nosotros como lectores nos transportamos a medida en cómo vamos leyendo a el lugar que se va refiriendo la lectura.

Suscríbete a nuestro boletín.

Nombre *

e-mail *

Únete a nuestro boletín

Contáctanos

Dirección:
I.E.D. Carlos Abondano G. – Municipio de Sesquilé
Cundinamarca, Colombia – 251050

E-mail: leernuevamision@gmail.com

Todos los derechos reservados ® Leer Nuestra Nueva Misión 2018